WALT WHITMAN: Enviáronme este poema e teño que compartilo…

Rescatando favoritos…

Galicia Poética "antolloloxía"

No habrá diferencias
ni privilegios para nadie.
Luego más tarde: Oíd esto bien:
“Ven, hijo mío,
aquí tienes pan, come,
y leche, bebe.
Pero después que hayas comido y renovado tus vestidos te besaré, te diré adiós y te abriré la puerta para que salgas.
Nadie, ni yo ni nadie,puede andar tu camino por ti;
tú mismo has de recorrerlo.
No está lejos, está a tu alcance.
Tal vez estás en él, sin saberlo,desde que naciste:acaso lo encuentres de improviso en la tierra o en el mar…
Largo tiempo has soñado sueños despreciables.
Ven, que te limpie los ojos…
y acostúmbrate ya al resplandor de la luz”
Esta es la consigna:
Y acostúmbrate ya al resplandor de la luz.
(Whalt Whitman.Canto a mí mismo)

Ver la entrada original

Día a día 

Fanme moitas preguntas que non quero responder 

(Be polite)

entraba o sol polas ventás da aula, os nenos reclaman

adultos obtusos no pasillo coido que veñen

que calor, demasiada para abril

outra vez penso en ti e báteme o peito 

calade por favor, non inquirades 

deixádeme vivir coa miña dor a soas.

Picasso na Coruña un domingo calquera

Rescatando favoritos…

Galicia Poética "antolloloxía"

De seguro que polas mañás
ao erguerse
ía ao balcón
de Paio Gómez
sobre todo os domingos
a respirar a paz do silencio
a sorprenderse outra vez cunha nova cor do mar
con outra forma
das ondas.
E o ceo mira o que ha ser
bebe da mar que o acolle
neno pintor, neno artista
voráxine do xenio que esperta.
Picasso en Coruña un domingo cualquiera
Seguramente por las mañanas
al levantarse
iba al balcón

de Payo Gómez

sobre todo los domingos

a respirar la paz del silencio
a sorprenderse de nuevo con otro color de mar
con otra forma
de las olas.

Y el cielo mira lo que será
bebe del mar que lo acoge
niño pintor niño artista
vorágine del genio que despierta.

Ver la entrada original

Sobre todo cando te sintas soa

Fuxe da xente que non che dea esperanza

nin agarimo nin tempura

fuxe dos tempos escuros

das noites sen lúa

non entreabras a porta aos remorsos nin aos tempos pasados lonxanos

non te escoites tremer a ti mesma se non é de ledicia e ganas polo que vai vir

polo que está vindo. 

Sobre todo cando te sintas soa

aí mira á fronte máis segura que nunca.

Muller con vestido amarelo, Max Kurzweil (1899)