O parto

Semella que pasou pouco tempo

semella que quedamos estacionados nos meses otoñais por sempre

e para sempre.

Revivía unha historia do pasado cando menos o esperaba, corría a contarllo a alguén e nunca había ninguén esperando oir as súas andanzas.

Nunca había ninguén.

Eran as dez da mañá, ou as once, ou quizais non había hora, nin reloxio, nin persoa esperando a que lle dese unha resposta.

-Hai que facer ben as preguntas.

Eran as dez, ou as once, ou quizais nin sequera eso, e asomaba o nariz entre as montañas de dulces follas de ferro que lle facían feridas invisibles.

Era unha hora, unha hora dun día, dunha persoa, dun momento…

unha hora como outra calquera

pero distinta

porque outra calquera non tería esperado tan calada a revelarse.

ii1

El parto

Parece como si hubiese pasado poco tiempo

parece que nos hemos estacionado en los meses otoñales por siempre y para siempre.

Revivía una historia del pasado cuando menos lo esperaba, corría a contárselo a alguien y no había nunca nadie esperando a oír sus andanzas.

Nunca había nadie.

Eran las diez de la mañana, o las once, o quizá ni había hora, ni reloj, ni persona esperando para que alguien le diese una respuesta.

Eran las diez o las once, tal vez ni siquiera eso, y asomaba la nariz entre las montañas de dulce hojalata que le hacían heridas invisibles.

Era una hora, una hora de un día, de una persona, de un momento… una hora como otra cualquiera pero distinta, porque otra cualquiera no hubiera esperado tan callada a revelarse.

@galiciapoetica

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s