Derrotados

Tropieza con las rocas, con las piedras, con los bichos, con las plantas, con un perro muerto y una oveja degollada en un árbol

Tropieza con un parque, unas risas, un coche azul, una sonrisa y un abrazo, un beso, un bocata al lado de la facultad, una mariposa

Tropieza con un paisaje, un juego de niñas, las mañanas al sol, un bar de mayores con cáscaras de cacahuete en el suelo, un sitio con gente y otro vacío, un entierro

Tropieza con calles húmedas, callejas, calles llenas de vida que empiezan a morir con el primer rayo de sol, con una moto, con un piso frío, con que nada importa, con que todo va bien

Tropieza con la muralla, con el frío gélido, con la torpeza de los enemigos, con una carrera de fondo y una crónica de una muerte anunciada

Tropieza y no descansa, sólo dan las diez o las once, o vete tú a saber qué hora será realmente, dónde están los criterios, dónde están los amigos, dónde están las ilusiones y la belleza del mar en cualquier estación del año.

Rompen las olas, sucias, el agua revuelta no augura buenas intenciones.

Los peces muertos y las aves descompuestas, las vidas rotas y los sueños obtusos, las noches oscuras nos devuelven a la verdad del sueño

ahí es en donde puedo ser feliz, en el mundo en el que se confunde la verdad y la mentira y a nadie le importa

a quién le va a importar, a quién, si ya estamos todos derrotados.

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s