Mujeres gallegas: María Antonia Dans, la eterna niña pintora

María Antonia Dans era de aldea.

Nació en Oza dos Ríos (ahora Concello de Oza Cesuras) en 1922 y siempre estuvo muy ligada a la vida rural de Galicia, lo que se refleja en su obra.

Los aperos de la labranza, los colores, el entorno, todo recuerda a esa Galicia bucólica que pinta con un cariño exquisito.

Se trasladó a vivir a Coruña, y fue allí ya con 17 años dónde se despertó su genio creador.

Tuvo que pelear con su familia, que no estaba de acuerdo con que siguiese su vocación, algo impropio de una señorita de la época.

Pero ella siguió su camino, afortunadamente para todos. Y nos dejó dulces escenas como estas.

Una obra pretendidamente ingenua, que destaca por lo colorido y el logrado efectismo visual.

Como si fuese un mosaico, en sus cuadros vemos figuras perfectamente delimitadas por grandes trazos o contrastadas manchas de color.

También fueron célebres sus escenas costumbristas.

El reflejo de una época y de un estilo de vida que todavía perdura en muchos lugares de nuestra tierra.

Las mujeres trabajando fueron una constante en su pintura.

Y también descansando, que no va a ser todo trabajar 🙂

Aunque realizó numerosos viajes, Galicia y sus costumbres siempre estuvieron presentes en su obra.

María Antonia Dans es el claro ejemplo de una mujer universal enraizada en sus orígenes.

#GALICIAPARADISE

Anuncios

Un comentario en “Mujeres gallegas: María Antonia Dans, la eterna niña pintora

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s