Cómo ayudar a estudiar a tu peque

Sigue estos 10 pasos y verás como tu hijo mejora sus hábitos de estudio:

1. Establece un espacio adecuado. Es esencial disponer de una mesa con sitio suficiente, con los materiales necesarios a mano y en un entorno tranquilo. También es importante que tenga una buena iluminación y una silla cómoda.

2. Ayúdale a que se concentre. Evita distracciones como el móvil, videojuegos o la televisión. El tiempo de estudio ha de durar periodos de 45 o 50 minutos, en silencio.

3. Enséñale a planificarse. Tiene que hacerse responsable de sus tareas: anotar sus deberes y trabajos y planificar sus propios horarios de estudio. De los 7 a los 12 años es aconsejable que dedique a estudiar entre 1 y 2 horas al día; de los 13 a los 18 aumenta la materia con lo cual el horario ha de aumentar también progresivamente.

4. Tomar apuntes. Es bueno enseñarle al niño desde pequeño a anotar ideas principales y datos concretos que requieran memorización. Incluir títulos y apartados ayuda a retener la información.

5. La lectura comprensiva. La lectura ha de ir asociada a la comprensión. En esta tarea la atención centrada es fundamental. Puedes acompañar a tu hijo en la lectura de textos sencillos si está empezando, haciéndole preguntas fáciles sobre el tema para ir poco a poco incrementando la dificultad.

6. Subrayar. Se trata de destacar solo las ideas más importantes para poder construir un discurso mental en torno al tema. Los esquemas  y los mapas conceptuales son muy útiles para aprender a aprender.

8. Los resúmenes. Hacer un buen resumen está relacionado con saber extraer las ideas principales de un tema. Dividiendo el texto en fragmentos es más fácil aprender a resumir.

9. Ayúdale a ejercitar su memoria. Hacer puzles, juegos de encontrar los errores o las diferencias, memorizar canciones o poemas,… son estrategias divertidas para activar la parte del cerebro dedicado a la atención y al memoria.

10. ¿Cómo preparar un examen? Animar al peque a que pregunte dudas al profesor es muy importante, tanto sobre la materia como sobre el tipo de examen. Ayuda a que se implique en el proceso de enseñanza/aprendizaje, en lugar de ser un actor pasivo. Entender que se trata solo de una manera de evaluación le ayudará a evitar tensiones innecesarias. Ir preparado será la mejor manera de afrontar los nervios.

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s